María Radner y Oleg Bryjak

María Radner y Oleg Bryjak, contralto y barítono muertos en el Air bus A320 en Los Alpes.

 
 

María Radner y Oleg Bryjak

EL ALIENTO INMORTAL

 
 

Nos sorprende la muerte de repente y una foto fija queda impresa en la memoria de quienes nos conocieron; nuestra figura caminando, una mueca, una sonrisa, la última vez que miramos. Rara vez un sonido. El canto, tan efímero que solo existe mientras canta, mantiene sin embargo un hálito de vida en los cantantes muertos. Lo más fugaz, el arte más incomprensible y milagroso parece mantenerlos vivos después de la muerte.

Son las dos de la mañana. Escuchamos cantar a María Radner y a Oleg Bryjak. No hace veinticuatro horas dormían en su hotel a la espera de coger esta mañana el vuelo que les ha llevado a la muerte. Las cenizas del Air bus A320 aún están calientes, sus cuerpos se han volatilizado y sin embargo en los videos que reproducimos siguen cantando tan vivos como siempre, trascendiendo la música y su belleza abstracta porque les vemos exhalar en cada estrofa el mismo aliento que exhalamos nosotros, un soplo que compartieron sobre el escenario y que es indisociable del canto. Es el privilegio de los cantantes, perdurar fundidos en la música pues su mismo cuerpo es su instrumento. Cada vez que los vemos y escuchamos están tan vivos como nosotros pues es nuestro mismo aire el que sale de sus pulmones.

Tiene algo el canto de venganza frente a la muerte. Cuando esta arranca de la tierra los cuerpos de los cantantes y su memoria, se lleva incrustados en ellos la misma vida que quita, y cada vez que reproducimos su canto la emoción vuelve desde el más allá y nos mantiene ligados a quienes nunca conocimos por el mismo estremecimiento que a ellos les hizo cantar sus óperas, ese aliento inmortal que conserva unidos a quienes cantaron, con los vivos.

Hoy, mientras el teatro del mundo se pone en marcha y los príncipes y los prohombres se agitan en actos de representación frente a las cámaras, quienes hacemos LaTorre de Montaigne queremos mantener vivos a María y a Oleg en algunas de sus canciones, arias y representaciones y que cantaban antes de coger el avión.

 

MARÍA RADNER

Contralto.

 

María Radner

María Radner. Muerta en Los Alpes franceses a bordo del Air bus A320

 

Formaba parte del segundo reparto del Liceo en el montaje de la ópera ‘Siegfied’, de Richard Wagner, antes coger el avión. Su última actuación fue el sábado. Regresaba a casa tras su debut en el Liceo en el rol de Erda. Con ella iban su marido y su hija, casi un bebé. En muy poco tiempo María se había convertido en una de las más prometedoras contraltos de su generación, especialmente a raíz de su debut en Enero de 2012 en “Götterdämmerung”, en la Ópera Metropolitana de Nueva York, bajo la batuta de Simon Rattle, donde deslumbró a la prensa internacional y a los asistentes. A raíz de esa actuación, debutó al más alto nivel en el Festival de Salzburgo, en La Scala de Milán, en el Teatro de la Ópera de Viena, en el de Munich y en el de Toronto. Fue entonces asidua en los programas de Covent Garden, Berlín y Ginebra. Cantó a Mahler, Beethoven, Haendel y Strauss, entre otros. Siendo aún estudiante había debutado a las órdenes de Zubin Mehta en el Palau de les Arts Valencia con un oratorio de Marti y Soler, en 2008, y más tarde en el Parsifal de Lorin Maazel, también en Valencia, y en el Teatro Real de Madrid. Había nacido en Dusseldorf.

 

 

 
 

OLEG BRYJAK

Bajo-barítono.

 

Oleg Bryjak

Oleg Bryjak. Muerto en Los Alpes franceses a bordo del Air bus A320

 

Junto con María, Oleg cantó en el Liceo el sábado, el último día de actuación del segundo reparto en el “Siegfied”, de Wagner, pero ambos se quedaron para hacer las cobertura del primero, que clausuró las funciones el lunes. Era Kazajo, y había actuado en los mejores escenarios de ópera del mundo, incluyendo los de París, Zurich, Londres, Los Ángeles, Chicago, Viena, Berlín, Munich. Su repertorio incluía más de treinta óperas y había cantado bajo las órdenes de Daniel Barenboim, Sir Andrew Davis, James Conlon, Donald Runnicles, John Fiore, y Simon Rattle. Era miembro permanente de la compañía de ópera de Dusseldorf y había interpretado a Don Pasquale, Falstaff, Rigoletto, etc. Había debutado en el Liceo en la temporada 2012-13, en “Das Reingold”. Regresaba a su casa en el Air bus A320.

 

 

 

Eduardo Fdez-Martos Machado
Director
donmiguel@latorredemontaigne.com

Pin It on Pinterest

Share This