Taller de fotografía de Antonio Morales. Fotografía de África Villén.

LA FOTOGRAFÍA CREATIVA,

CUNA DE LOS SENTIMIENTOS

El lenguaje de la fotografía no es universal. Cada observador interpreta la obra según su situación emocional, su filosofía de la vida o su conocimiento del medio. Por eso, si nos olvidamos de los retratos, de la fotografía callejera, de la documental o de la periodística, y queremos hacer fotografía artística o creativa, solo hay una manera posible: mezclar con la técnica, la filosofía y los sentimientos.

El fotógrafo, en cada fotografía, se retrata a sí mismo. Esta es una de las ideas centrales del taller de fotografía que ha ofrecido en Córdoba el extraordinario fotógrafo de Castro Del Río, Antonio Morales, una muestra de cuya obra tenemos publicada en esta sección.

Festival Eutopía
El taller se enmarcó dentro del Festival Eutopía, un festival de creación joven que da cabida a una variada muestra de disciplinas artísticas. Celebrado en la provincia de Córdoba, esta décima edición ha dado la oportunidad de promocionar su obra a jóvenes artistas, difundiendo el arte andaluz y sobre todo “reivindicando la calle como un espacio de creación y de reflexión que, más allá de la mera conectividad, permita promover la participación activa de quien observa”.

El festival se acerca al ciudadano “invitándole a que el arte envuelva una parte de su tiempo. El arte sale a la calle para mezclarse con la vida diaria de la gente, y para generar un nuevo paisaje donde la ciudad más histórica se entrelaza con el arte más urbano y con nuevas propuestas creativas, donde el público interactúa directamente con la obra”.

EL TALLER

Fotógrafos en acción durante el taller impartido por Antonio Morales. Fotografía de África Villén.

El taller estuvo centrado en la fotografía creativa, la rama de la fotografía en la que todo lo fotografiado es “inventado” por el fotógrafo para contar una historia. Nos reunimos quince o veinte fotógrafos, entre profesionales y aficionados, y comenzamos con el visionado de la obra de Morales, que se enclava dentro de este estilo con una especial incidencia en el desnudo artístico.

Tras recibir unas clases teóricas con tintes filosóficos sobre la fotografía contemporánea, Antonio Morales nos mostró su propio flujo de trabajo en sesiones de estudio y en exteriores. Comprobamos su utilización de los elementos decorativos y otros materiales de trabajo, como las luces, para crear su propio estilo. Y asistimos a una sesión de retoque fotográfico al más puro estilo Morales, viendo cómo acentúa, cómo hace y deshace su sello personal con el tratamiento digital en el ordenador.

FILOSOFÍA, LENGUAJE VISUAL Y CREACIÓN

Antonio Morales. Fotografía de África Villén.

Antonio Morales nos habló de una manera a la que no estamos acostumbrados en los talleres de fotografía. Abrió un debate planteando si el lenguaje fotográfico es o no universal, ya que cada observador interpreta la obra que ve según sus propios parámetros, su situación emocional o su filosofía de la vida.

Morales planteó la pregunta siguiente, que apunta a la generación de la obra fotográfica: ¿quiere el creador que su lenguaje sea leído? ¿Debe haber una intencionalidad en el autor? Morales afirmó que el autor debe ser egoísta y hacer arte para sí mismo, no para ser observado, pues esta es la única manera de crear una obra propia y dar forma a su idea primigenia libre de contaminación.

¿ES NUESTRA OBRA ORIGINAL?

Raquel. Fotografía de Antonio Morales.

En la fotografía estamos condicionados por un lenguaje adquirido. Nos resulta muy complicado separar lo intuitivo, ya que hemos estado bebiendo pautas de composición visual desde que nacemos, de manera inconsciente. Por eso, Morales plantea otra pregunta: ¿es nuestra obra original?

Según Morales, queremos ser originales, pero estamos tan condicionados desde la cuna que usamos las pautas adquiridas para crear. Sin mencionar el hecho de que la originalidad fotográfica decrece debido a la saturación de imágenes que encontramos en la red.

LOS SENTIMIENTOS

Infante. Fotografía de Antonio Morales.

Es por esto que la fotografía creativa quiere llevar el arte fotográfico a otro nivel. Alejarse de las típicas sesiones de fotos de retrato sobre un fondo ideal. La fotografía creativa representa al autor como individuo, dando por ello la máxima importancia a los sentimientos del creador, para poder plasmar de esta manera una idea propia y personal.

Pero en el campo de los sentimientos volvemos a encontrar otra piedra en el camino. Según Antonio Morales, los fotógrafos nos debemos a un aspecto que ha sido abandonado en la educación, que son los sentimientos y las emociones. No nos han educado a sentir, que es la base de la fotografía creativa. Y esta es una barrera que se levanta entre el fotógrafo y su creación de una pieza de arte.

FLUJO DE TRABAJO

Idea

Definición idea.
Impulso y sentimientos.
Plan de trabajo.

Ejecución

Escenografía.
Luz, colores, ornato.
Transmitir emoción.

Postproducción

Tratamiento digital.
Sello personal.
Pulido y presentación.

CONCLUSIONES

Morales nos anima a realizar un trabajo personal, descorriendo el velo de nuestra educación sentimental para fomentar una creación verdaderamente propia y original. La única posibilidad de generar obra interesante es dejarnos llevar por nuestros más sinceros sentimientos y no poner trabas a la imaginación.

África Villén
Directora sección de fotografía
fotografia@latorredemontaigne.com
África García Villén

Hola.

Soy África Villén, directora de fotografía de La Torre de Montaigne.

Si te suscribes a nuestra circular, el trabajo de los fotógrafos te llegará silenciosamente. Saludos.

Te has suscrito correctamente. ¡Enhorabuena!

Pin It on Pinterest

Share This