Fátima Ruiz. Fotografía de José Del Cerro Scasso

CUENTOS
MACABROS

Fátima Ruiz, fotógrafa de 24 años, une a su interés por la fotografía su amor por el arte, la naturaleza y las personas. “Esto es muy importante, porque sin personas probablemente no haría fotos”.

BIOGRAFÍA ARTÍSTICA

Cartel “Cuentos macabros”.

Las cámaras de usar y tirar fueron los comienzos de Fátima, que poco a poco fue desarrollando su talento hasta llegar a considerar la fotografía como un modo de vida; ha quedado atrapada por el encanto de este arte.

El estilo de Fátima ha seguido desde el principio la línea con la que se ha sentido cómoda. Sus fotografías iniciales se podrían etiquetar de góticas, ya que buscaba imágenes de estética oscura, aunque

Cuando comencé, en lo último que me fijaba era en si la fotografía tenía un mensaje o no, simplemente buscaba que estéticamente me gustase.

Actualmente el estilo de Fátima se mantiene oscuro, pero ampliando su creación más allá de lo estético.

Lo más importante para mí es comunicar a través de esas fotografías.

Si un espectador viera su trabajo, seguramente pensaría que la autora de las fotografías es una persona depresiva; sin embargo, Fátima es una persona muy alegre, opuesta al carácter de sus fotografías, que se circunscriben en el género terrorífico, adquirido a través de diferentes canales como la literatura de Poe o el cine de Darío Argento y James Wan. En fotografía una de sus principales influencias son el estilo de Crewdson y los ambientes oscuros de Recuenco.

Mi misión en la Tierra es ser feliz y para mí la fotografía es eso que hace que en cualquier momento te sientas bien.

Fátima está preparada para dar el salto a la fotografía profesional, pero antes ha sacado a la venta su proyecto final, “Cuentos Macabros”, un libro que recoge una serie de textos y fotografías al más puro estilo Fátima Ruiz.

ENTREVISTA

¿Cómo surge la idea?
Para la Escuela de Arte tenía que hacer un proyecto final, y la verdad es que siempre que he hecho un proyecto para la escuela le he querido buscar una utilidad y sacarle provecho como trabajo de autor.
En aquel momento tenía total libertad para hacer lo que quisiese, y lo que más me apetecía era componer un libro. Para ello tenía que dotar de coherencia el proyecto. Mi aproximación fue crear un libro de historias de terror. Y tras esa idea semilla vino todo lo demás, desarrollando poco a poco aspectos técnicos, presupuestarios, de equipo, localizaciones, formatos de salida, etc.

¿Cuánto tiempo te ha llevado concluirlo?
Han sido dos meses de trabajo continuo. Antes de desarrollarlo, cuando ya tenía la idea más o menos clara, generé un diagrama del desarrollo, que ha ido muy parejo con lo que realmente ha sido la ejecución del proyecto.

¿Cuál es tu fotografía favorita del libro?
De todas las fotografías que componen “Cuentos Macabros”, mi favorita es la que ilustra la segunda historia, “La efigie y la doncella”. Creo que es un retrato muy psicológico y que genera bastante tensión. A pesar de ser una imagen muy simple creo que tiene mucha pregnancia.

La efigie y la doncella.

¿Cuál ha sido la fotografía que más te ha costado realizar?
La más costosa de realizar fue la última fotografía del libro, última imagen de la cuarta historia titulada “El reflejo en el espejo”. La mayoría de las fotografías se hicieron como en un día de “rodaje” y lo cierto es que fue muy agotador, había un horario establecido para cada foto, dependiendo sobre todo de la caracterización o complejidad de cada una. En esta fotografía tanto la modelo como yo tuvimos dificultad a la hora de comunicarnos, y costó un poquito llegar a ella, pero finalmente, descansando un tiempo, llegamos a lo que la historia necesitaba.

El reflejo en el espejo.

¿Cuál está siendo su repercusión?
Su repercusión está siendo maravillosa porque en principio nació como un auto encargo que no pretendía ir más allá de moverlo un poquito, pero me ha sorprendido, ya que muchísima gente me ha pedido ejemplares. El día de la presentación recibí muchas felicitaciones y la verdad es que no puedo estar más contenta porque es algo que no esperaba.

¿Tienes nuevos proyectos?
Tengo algunos que aún no se cómo desarrollaré, pero si una cosa he aprendido con este es que quiero trabajar en equipo y poco a poco ir subiendo. Normalmente, no he salido de uno cuando ya estoy pensando en el siguiente. Ahora mismo quiero trabajar en proyectos de una manera más tranquila, contando con una buena organización. Intentar mejorar cada día un poquito más.

ASÍ SE HIZO CUENTOS MACABROS

África Villén
Directora sección de fotografía
fotografia@latorredemontaigne.com

Pin It on Pinterest

Share This
África García Villén

Hola.

Soy África Villén, directora de fotografía de La Torre de Montaigne.

Si te suscribes a nuestra circular, el trabajo de los fotógrafos te llegará silenciosamente. Saludos.

Te has suscrito correctamente. ¡Enhorabuena!