Un faro de Hopper

Edward Hopper.

EL COLOR EN LA ACUARELA

Muchas son las dudas que asaltan al aficionado que se acerca por primera vez a la acuarela, ¿Que papel es mejor?, ¿Qué pinceles compro?; ¿Cuáles son los colores más apropiados para la temática que me gusta? Esas mismas dudas nos han asaltado a cualquier diletante o profesional y a veces, nos supone un gran desembolso de dinero para luego tener que tirar algún color por falta de uso o bien regalar ese bloc tan bonito que no aguanta dos lavados de acuarela.

Para dar algo de luz a esas dudas que se plantean muchos amigos y amigas acuarelistas escribo el presente artículo sobre el color en la acuarela, con el ánimo de que sirva por lo menos de referencia a la hora de elegir los colores apropiados, practicar sus mezclas, observar sus cualidades, comparar su transparencia…. Todo encaminado a que tras algún tiempo y con nuestra propia experiencia elaboremos la paleta más adecuada a nuestro estilo, temática o gustos personales.

En primer lugar yo recomiendo hacer una paleta restringida para conocer perfectamente a esos compañeros fundamentales en la acuarela que son los colores. Una vez dominadas sus cualidades y mezclas siempre podremos aumentarla con colores de difícil mezcla o bien por aquellos que usamos tan frecuentemente que nos supone un engorro pararnos a mezclar cada vez.

Paleta de acuarela

Debemos saber que cada color está formado por una serie de partículas microscópicas mezcladas con un vehículo que hacen que la pintura se pueda aplicar con un pincel. Esto no siempre es tan simple, por lo que muchas veces el color no es solo un pigmento, sino una mezcla de ellos para elaborar un determinado tono o matiz. El vehículo usado tradicionalmente en la acuarela es una goma derivada de la resina de las acacias, la goma arábiga procedente normalmente de Sudán, Chad o Turquía. Para evitar que la pintura se solidifique en el tubo se le añade también glicerina y un humectante para retener la humedad, que suele ser un compuesto azucarado que tradicionalmente ha sido la miel y en la actualidad un jarabe de maíz (si pintáis del natural con frecuencia habréis observado como acuden toda clase de pequeños insectos a nuestra paleta). En algunos colores con la intención de abaratar costos o espesar el color se suele añadir un relleno o extensor como la dextrina. Algunos colores según su composición necesitan de algún conservante que evite la aparición de mohos. El último componente común a todos los colores es el agua en torno a un 15% de la composición.

Códigos de color

Las marcas comerciales nos ofrecen un amplio abanico de color con nombres más o menos adecuados a lo que realmente viene e el tubo o pastilla. Lo mejor es usar el nombre genérico del pigmento que lleva ese color en concreto. Los pigmentos tienen una denominación genérica compuesta por dos o más letras y un número. La primera letra es la P (pigmento) y la segunda y tercera si la hay designa al grupo que pertenece cada uno (B es azul, R es rojo, Y es amarillo, Br es marrón, O es naranja, Bk es negro, W es blanco etc.) por ejemplo el azul ultramar es PB 29, esto nos indica que esta compuesto de un solo pigmento: azul ultramar; indiferentemente que su marca comercial sea Smincke, Winsor & Newton, Sennelier, Maimeri, Rembradt etc. La primera recomendación sería elegir en lo posible colores con un solo pigmento en su composición ya que por ejemplo, el Verde oliva de Winsor es una mezcla del PY 42 y PG 7 o lo que es lo mismo, del verde ftalocianina y de un óxido de hierro sintético (ocre), por lo que si ya tenemos individualmente estos dos colores en nuestra paleta, es obvio que podremos mezclarlo sin ningún problema. Dentro de esos colores de un solo pigmento, sería muy importante optar por aquel que sus cualidades de estabilidad, coloración, comportamiento en mezcla y permanencia a la luz sean los más adecuados.

Personalmente soy de la opinión de tener los tres colores básicos en sus dos variantes (fría y cálida) lo cual nos permite una gama ya bastante completa. Estos colores serían el amarillo, magenta o rojo y azul.

AMARILLOS

Color fundamental y la base más clara en nuestra paleta para el que son muy apropiados los pigmentos de cadmio, aunque mi elección como amarillo único sería el amarillo azoico (PY 151 o PY 154) que ofrece las mismas cualidades a mejor precio y es menos opaco.

Como amarillo cálido y de fuerte tendencia naranja podríamos elegir el amarillo dioxina de niquel (PY 153) o el tradicional amarillo de cadmio profundo (PY 35). Otra alternativa de muchos compañeros acuarelistas es el naranja de benzimidazolona (PO 62) (naranja Winsor o naranja de cromo en Smincke)

ROJOS

Abarca desde los naranjas más fuertes hasta los magentas. Como rojos saturados se pueden recomendar el rojo pirrol (PR 254) y el rojo cadmio (PR 108), aunque este último a pesar de ser el más estable baja mucho de intensidad al secarse y es como todos cadmios, más caro.

La segunda variante sería un rojo frío que tradicionalmente ha sido el carmesí de alizarina, aunque en la actualidad hay pigmentos similares sin ser tan fugaces e inestables a la luz como ese pigmento tradicional. La alternativa más segura seria los quinacridonas (PV 19 o PR 122), el granate de perileno PR 179 o el pirrol (PR 264) en su matiz más rojo.

AZULES

Los azules nos ofrecen un abanico más restringido (sin embargo es el color con más variables en mi paleta personal). Considero el azul ultramar (PB 29) el más versátil de todos y en mi caso imprescindible. Un buen complemento del ultramar para enriquecer las mezclas de tendencia verdosa ha sido siempre el azul de Prusia PB 27, aunque hoy día el azul de ftalocianina (PB 15:3) lo suple perfectamente, siempre usándolo con discreción al tener un altísimo poder colorante. Tradicional ha sido también el uso del azul cobalto (PB 28), color muy permanente y excelente para lavados.

VERDES

A mi entender, este es un color perfectamente prescindible en la paleta de acuarela, ya que los verdes comerciales son demasiados artificiales y falsos, por lo que mayoría de marcas, fabrican sus verdes a base de mezcla de pigmentos amarillos y azules, que de igual manera podemos crear en nuestra paleta con colores de un solo pigmento.

Por recomendar uno, hay un verde que ha venido a sustituir al tradicional viridiano con una tonalidad imposible de conseguir por mezclas. Este color es el verde de ftalocianina (PG 35 o PG 7) que tiene prácticamente la misma tonalidad que el anterior pero es más poderoso en cuanto su capacidad de teñido.

TIERRAS Y PARDOS

Esta gama recoge una selección de colores fundamentales en la paleta del artista. Son los primeros pigmentos conocidos y usados por el ser humano desde la más remota antigüedad. Tienen la más contrastada permanencia y solidez a la luz. Estos colores van desde las tierras amarillas u ocres a las más rojizas, como los sienas tostados o rojos venecianos, pasando por toda la gama parda en sus más distintas variantes.

Tradicionalmente se tiende a incorporar una tierra amarilla (siena natural, ocre o el más moderno oro ocre) y una tierra rojiza (siena tostada). Particularmente yo prefiero como tonalidad amarilla el siena natural PY 43, muy similar al ocre amarillo pero con una transparencia muy superior a este último.

Fundamental en mi paleta es el siena tostado, PBr 7, que cubre un amplio abanico de tonos cálidos que irían desde los más suaves anaranjados a unos ricos rojizos. Además tiene una transparencia extraordinaria y sus combinaciones con el azul ultramar en sus distintas proporciones brinda una amplísima gama de grises tanto fríos como cálidos. También genera maravillosos verdes con el azul ftalocianina. Para mí, es fundamental.

OTROS COLORES

Con los colores mencionados, podemos crear una paleta lo suficientemente variada y rica en matices de color y mezcla para cualquier tema. No obstante hay tres o cuatro colores que aparecen en muchos tratados o son usados por compañeros acuarelistas, siempre buscando ciertos matices por los que se sienten más atraídos.

Podríamos citar algún azul como el azul cerúleo (PB 35), tono este semiopaco, granuloso y maravilloso para cielos, así como para matices fríos en sombras de retratos. Este azul puede tener un bonito matiz celeste como el cerúleo de Winsor o el azul de manganeso del mismo fabricante. Sin embargo otras marcas usan con este nombre un azul ftalocianina mezclado con blanco de zinc, para mi gusto demasiado fuerte y opaco.

Otro color bastante habitual sería el oxido de hierro rojo (PR 101). Este color lo podemos encontrar con distintos matices desde marrón rojo al marrón violáceo. En cuanto al nombre con que comercia, podemos encontrarlo como rojo inglés, de Venecia o Indio. Una variante es el Rojo claro de Winsor (PR 102), algo más transparente, delicado y de gran predicamento en la acuarela británica. Estos tonos ofrecen unas bonitas sombras con matiz tendente al violeta. También nos puede dar unos profundos tonos oscuros mezclado con azul ultramar o azul ftalo, de forma que podemos llegar a prescindir de negros o tintes neutros.

John Singer Sargent

“The bridge of sighs”, sobre 1903-1904. John Singer Sargent.

Como paleta básica estos podrían configurar una buena elección, con dos amarillos, dos rojos, dos o tres azules y un par de tierras. Quizás un verde. En total 10 colores ampliables a doce o catorce a lo sumo. Siempre será mejor conocer perfectamente unos pocos colores que perdernos entre 18 o 20. La experiencia propia, considero que es la mejor consejera en este aspecto. Yo aún descubro algún color muy atractivo o por el contrario descarto algún otro de mi paleta, eso sí, procurando que sean colores pigmento únicos y con una estabilidad a la luz contrastada.

En la tabla siguiente incluyo una selección de colores que yo considero suficiente a la hora de formar una primera paleta, que luego podremos modificar a nuestro gusto. –He procurado que todos los colores sean de un solo pigmento. Aparecen las marcas más habituales de calidad de artista, aunque he incluido la marca Van Gogh que tendrían una calidad media alta, más que todo porque es la única de esta categoría que nos ofrece información sobre la composición de sus colores.

En cada columna aparece una marca comercial con el nombre que denomina a un determinado color, le sigue su nº según la carta de color y debajo aparece el número de pigmento base de ese color. Se puede observar que algunos se llaman igual en todas como el azul ultramar, sin embargo hay otros en que usando un mismo pigmento base da lugar a nombres completamente diferentes como en los rojos o amarillos.

Tabla paleta
Antonio Luis Cosano
Director Sección Acuarela
acuarela@latorredemontaigne.com
Antonio Luis Cosano

Hola.

Soy Antonio Luis Cosano, director de acuarela de La Torre de Montaigne.

Si te suscribes a nuestra circular, el trabajo de los acuarelistas te llegará silenciosamente. Saludos.

Te has suscrito correctamente. ¡Enhorabuena!

Pin It on Pinterest

Share This