Círculo de Bellas Artes de Valencia

El Círculo de Bellas Artes de Valencia es una entidad cultural privada sin ánimo de lucro, creada por un grupo de artistas en 1893, que se instalaron en un local de la Calle Avellanas, con el objetivo principal de dinamizar la vida cultural y artística de la ciudad a través de sus múltiples actividades.

UN POCO DE HISTORIA

La primera Junta Directiva tuvo como presidente a Don Luis Domenech, literato y periodista, para posteriormente relanzarlo el pintor Joaquín Agrasot, verdadero propulsor del Círculo, sin olvidar la labor de Joaquín Sorolla, que en 1912 creó el Grupo “Juventud Artística” al que pertenecieron los principales artistas del momento.

Al estallar la Guerra Civil, la mayor parte de artistas del Círculo de Bellas Artes pasaron a integrarse en la Alianza de Intelectuales en Defensa de la Cultura, organismo que se encargó de organizar y seleccionar a los Artistas que participaron en el Pabellón de la Segunda República Española en la Exposición Internacional de París en 1937. Del casi centenar de Artistas Plásticos seleccionados, el 30 % eran valencianos, muchos de los cuales, socios del Círculo de Bellas Artes. Una época de la que vemos obras de Manuel Benedito, Antonio Muñoz Degraín, José Benlliure o Santiago Rusiñol.

Escalinata

La Guerra Civil Española supuso el cierre de la entidad hasta que, en 1947 el Marqués de Montortal, como nuevo Presidente de la Entidad lograra su legalización, junto con el Presidente de Honor, Luis Martí; una resurrección en la que participaron el Barón de San Petrillo, José Ombuena o Salvador Tuset, así como Felipe Mª Garín y Ortiz de Taranco, entre otros. Momento en que la hija de Joaquín Sorolla hizo donación de una obra de su padre al Círculo, iniciándose a la vez la recuperación del patrimonio que se encontraba salvaguardado y custodiado en el Museo de Cerámica, por Manuel González Martí. Las obras se habían salvado y continuaba la historia con Ricardo Verde, Francisco lozano, Juan Bautista Porcar, y con escultores que llegan hasta los contemporáneos Ricardo Boix, José Esteve Edo y Nassio Bayarri. El Círculo posee una gran colección de obras de arte de grandes maestros consagrados, entre ellos, Antonio Muñoz Degraín, Antoni Cortina, Francisco Domingo, Ignacio Pinazo, José Benlliure, Joaquín Sorolla, Manuel Sigüenza, Manuel Benedito, Juan Bautista Porcar, Francisco Lozano y Genaro Lahuerta.

El Círculo de Bellas Artes se instaló entonces en unos locales de la Plaza de Mariano Benlliure, 8. Allí estuvo situado hasta mediados de 2003, en que se trasladó a nueva sede, en la Calle Cadirers, 5, edificio que perteneció a José Ruiz de Lihory, Barón de Alcahalí y autor del Diccionario Bibliográfico de Artistas Valencianos publicado en 1897. Durante más de un siglo de existencia, el Círculo ha dinamizado la vida cultural y artística valenciana con sus actividades expositivas, certámenes, publicaciones, conferencias, recitales, cursos de dibujo y pintura y audiciones musicales.

NUEVA JUNTA DIRECTIVA

Escalinata

Desde diciembre de 2015 se ha renovado la junta directiva, tras la elección de Gerardo Stübing como director:

Presidente: Gerardo Stübing (Valencia, 1957). Artista plástico y profesor de Botánica en la Universidad de Valencia. Graduado en Bellas Artes, actualmente cursa estudios de doctorado en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia. Está preparado para llevar a cabo un nuevo proyecto cultural que integre y dinamice la actividad artística de Valencia.

Secretario: Aureli Doménech Bou. (L’Alcúdia, 1969.) Graduado en Bellas Artes. Musicólogo.

Tesorera: Carla Alabau (Valencia, 1977). Comisaria de arte independiente y abogado.

Vicepresidente: Nassio Bayarri Lluch (Valencia, 1932). Artista. Escultor y pintor. Académico de número en la Real Academia de San Carlos. Presidió el Círculo de Bellas Artes de 2002 a 2005, Medalla de Oro. Distinción de la Generalitat al mérito Cultural.

Administración: Sonia Pérez Pradas (Valencia, 1968). Artista de corazón, lleva 23 años trabajando para el Círculo de Bellas Artes.

Vocales:

David Pons García (Sumacàrcer, 1978). Ingeniero técnico en informática. Músico dedicado a la gestión cultural en diferentes asociaciones.

Beatriz Silla Sobrepases (Valencia, 1967). Su vertiente profesional la desarrolla en el campo sanitario como enfermera. Su lado más artístico la lleva a unirse a este nuevo proyecto para aportar su amor a las artes.

Lupe Tómas (Ontiyent, 1941). Artista plástica y docente.

Andy Rubio (Valencia, 1966). Artista plástico multidisciplinar: escultor, pintor, diseñador industrial y músico.

Vicente Navarro Pérez (Famós) (Valencia, 1946). Artista plástico.

José A. Ferrer (Valencia, 1979), Galerista y anticuario.

ENTREVISTA AL DIRECTOR

Gerardo Stübing

¿Qué ha representado el Círculo de BB.AA. en la cultura valenciana desde su creación? ¿En las últimas décadas ha tenido el mismo protagonismo?
Para empezar, hay que separar lo que representó el Círculo en su creación a finales XIX y durante las primeras décadas del siglo XX en Valencia, donde realmente constituyó el centro neurálgico de la cultura valenciana. En torno a la figura de los grandes artistas de la época, Pinazo, Sorolla, etc. giraba todo el mundo cultural y el Circulo aglutinaba a toda esa actividad. De hecho, el Círculo fue el que promovió e instauró los Carnavales en Valencia, participaba en fallas, las carrozas de la feria de julio, etc. Tras el paréntesis de la guerra, a partir de los años cincuenta se produce un cambio, un declive; un envejecimiento progresivo de los socios, que no han sabido adaptarse a los nuevos cambios; a lo largo de las últimas décadas el planteamiento de actividades ha sido más propio de épocas pasadas y por eso la gente joven no se ha sentido identificada con él y se mantiene al margen.

¿Qué problemas le han afectado a lo largo de los años y cuáles son los más acuciantes en la actualidad?
Hay dos vertientes principales: la económica y la de concepto. La crisis económica obviamente repercutió en el agravamiento de los problemas generados principalmente por el cambio de sede, problemas que actualmente están en fase de negociación, tanto con el Banco como con las instituciones. El problema de concepto consiste en que, debido al envejecimiento progresivo de los socios, las actividades han seguido los modelos del siglo pasado, es decir, no se han adaptado a los nuevos tiempos y los cambios habidos en las artes no se visualizan aquí. Y como consecuencia, ha disminuido el número de socios, de actividades y de interés. Es un poco un pez que se muerde la cola. El problema más acuciante es el económico, pero éste se resolvería en parte si las instituciones vieran que hay una importante actividad cultural a conservar y a apoyar.

Sala exposiciones

Ya has elegido un equipo para poner en marcha la nueva dirección. ¿Qué destacarías de su perfil?
Respecto al equipo, mi intención ha sido la de buscar un equilibrio entre la veteranía y la juventud, entre la experiencia y la novedad. Es un equipo cuya media de edad ronda los 50 años y cuyas miras están puestas más en la actualidad y en el futuro. Y no sólo son personas ligadas directamente al mundo del arte, sino que hemos reunido especialistas en informática, gestión, finanzas, temas legales y patrimoniales para apoyarnos. Del mismo modo que hemos buscado y seguimos haciéndolo, la colaboración de todos los sectores implicados en el arte, tanto artistas visuales, como músicos, artes escénicas, literarias, etc., de modo que podamos reflotar este barco.

¿Qué relación tiene actualmente el Círculo con las instituciones políticas y cuál sería, según tu opinión, la ideal? ¿Tienes en mente algún tipo de fundación, grupo coleccionista privado o sponsors?
Actualmente la relación es cordial pero un tanto a la expectativa por ambas partes. De las instituciones, más que subvenciones, lo que desearíamos es que nos ofrecieran un espacio para realizar nuestras actividades, y así poder vender la actual sede, saldando deudas pero sin quedarnos en la calle. Nunca me han gustado las subvenciones, salvo cuando fuera imprescindible; preferiría encontrar colaboradores, patrocinadores, empresas o personas privadas interesadas en el arte y que nos ayuden más «en especie», cada uno con su actividad, poniendo un poco de su tiempo de modo desinteresado: abogados, notarios, economistas, gestores financieros, gestores culturales, coleccionistas, etc.

¿Qué papel han tenido y tienen los socios en todo el proceso desde que se cambió la sede?¿ y qué relación se ha mantenido ante el público en general?
Uno de los problemas que tenemos es que la mayoría están por encima de los sesenta y setenta años. Población de socios envejecida, y que no llega a los 200 socios. Les pedimos que aguanten el tipo mientras empezamos a abrir el circulo a la gente joven, buscando cuotas simbólicas para los estudiantes y que les de oportunidad de integrarse, participar. Y no sólo ampliar socios, sino hacer que el público encuentre atractivo venir a las actividades que se programen, público en general deseoso de encontrar un espacio donde haya siempre alguna actividad cultural, siempre atractivo y un espacio acogedor, donde los artistas y los amantes de la cultura en general puedan reunirse, charlar, escuchar música o ver exposiciones.

Sala exposiciones

¿Cuál es tu proyecto para dirigir esta institución?
El Círculo ha de ser un aglutinante cultural de la ciudad de Valencia; no ha de ser visto como un medio para promocionarse individualmente, sino que es una institución de todos; por lo pronto, hemos de resolver los problemas económicos más acuciantes, estamos en ello, y también los del cambio de orientación, que implique un giro en los modos y actividades. Queremos la participación de gente con ideas novedosas, y no solo los artistas visuales, sino todos los artistas: músicos, literatos, artes escénicas, canto, etc. Dar cabida a todos ellos, hacer del Círculo un espacio de encuentro de todas las artes donde las actividades sean continuas y el público que busque ambiente cultural se vea seducido por nuestra oferta. Hemos llegado a algunos acuerdos con la Universidad de Valencia, para actividades compartidas, tenemos previstas actuaciones de música de cámara, performances, exposiciones, tertulias, conferencias… pero necesitamos un tiempo para levantar cabeza y llevar a la práctica estos proyectos.

¿Cómo te planteas gestionar el patrimonio cultural del Círculo?
La colección clásica del Círculo, valiosísima, desgraciadamente se ha abandonado un tanto; nuestro planteamiento es el de mantener y seguir ampliando estos fondos; pensamos que la Colección pertenece a Valencia y que por tanto, debemos salvaguardarla y no permitir su dispersión, mantenerla compacta y pedir en todo caso ayuda a las instituciones valencianas para este fin. Mi idea es que el Círculo debería tener una representación de todos los artistas destacados de Valencia a lo largo del tiempo. Ahora vamos a empezar una nueva colección, del siglo XXI, y buscaremos obras de artistas contemporáneos que nos cedan su obra. Haciendo siempre una selección, claro, pero es problemático; tener un interés para el publico implica una calidad, y por tanto una selección es imprescindible.

¿Quieres añadir algo más?
En suma, tenemos un nuevo equipo con empuje, nuevos proyectos y mucha ilusión, y lo que deseamos es que se hable un poco más de estos proyectos en vez de poner el acento en el problema financiero, que de un modo u otro acabará por resolverse. Queremos que el público hable del Círculo, que se acerque a la sede, que venga a nuestra actividades, y que se difunda nuestra nueva andadura.

Deseamos que sus proyectos se cumplan y Valencia cuente de nuevo con un adalid de la Cultura.

Fuensanta Niñirola.
Licenciada en Filosofía y Bellas Artes.
Artista plástica y crítico literario.

Pin It on Pinterest

Share This
Eduardo Fdez-Martos Machado

Hola.

Soy Eduardo Fdez-Martos Machado, director de La Torre de Montaigne.

Si te suscribes a nuestra circular, el trabajo de los creadores te llegará silenciosamente. Saludos.

Te has suscrito correctamente. ¡Enhorabuena!