DIBUJANTES URBANOS

el arte instantáneo

El metro de Madrid, y el transporte público en general, es uno de esos lugares en donde podemos observar actitudes fascinantes, personalidades cautivadoras y escenas de lo más curiosas. Un paisaje antropológico que una pequeña comunidad de artistas ha decidido plasmar sobre el papel. Una mañana pude acompañarles. Rotulador y pincel en mano. Son los dibujantes urbanos.

Dibujantes urbanos

Un poco antes del verano, el Metro Ligero Oeste (MLO) y José Sanmartín, creador del grupo de Facebook Dibujantes del Transporte de Madrid, organizaron una actividad para dibujantes en la Línea 3 del Metro Ligero, que conecta las estaciones de Colonia Jardín y Puerta de Boadilla. Acompañados por dos miembros del personal de Marketing y Comunicación de MLO, que subvencionaba la actividad, los participantes, una docena de dibujantes de perfiles muy distintos unidos por la misma afición, se subió al vehículo. Y empezaron a desplegar su material. Y rápidamente, y como por arte de magia, empezaron a mirar. Y a crear.

¿QUÉ ES UN DIBUJANTE URBANO?

Un dibujante urbano es un observador de la realidad que gracias al dibujo se convierte en un cronista visual. Sus pequeños grandes dibujos nos muestran fragmentos de lo cotidiano, a través de los paisajes, los cielos, la arquitectura, el bullir del tránsito de personas que, sin saberlo, se convierten en narradores anónimos de lo que les rodea. A caballo entre la fotografía y el periodismo, el dibujo urbano se convierte en un retrato vivaz de un instante, en una mirada personal y creativa, en una interpretación artística del entorno.

Lo maravilloso del dibujo urbano es que no precisa de una formación específica previa, si bien muchos dibujantes urbanos vienen del mundo de la arquitectura, la ingeniería y el diseño gráfico, y muestran gran soltura a la hora de representar perspectivas y volúmenes.

Un dibujante urbano sólo precisa de ojos y de manos, y es libre de pesos tecnológicos como los que lleva consigo por ejemplo la fotografía.

El dibujo urbano es un arte que se aprende, simplemente, dibujando, y la gran diversidad de técnicas que pueden utilizarse lo convierte en una manifestación artística muy personal y alejada de convencionalismos.

LA COMUNIDAD

Dibujantes urbanos

La comunidad global de dibujantes urbanos (Urban Sketchers) nació en el año 2007 a través de Internet. Y, curiosamente, su creador es un español, el periodista e ilustrador residente en Seattle Gabriel Campanario. El origen lo encontramos en un grupo de Flickr que desde su creación no paró de crecer. Un gran número de dibujantes profesionales y aficionados ya “subían” sus trabajos a la red, compartiendo su mirada sobre la ciudades en las que habitaban y las que visitaban, sobre sus gentes y sus rincones. En este grupo los dibujantes aprendían los unos de los otros, compartían sus conocimientos, se daban consejos, se admiraban y valoraban. Un año más tarde, Campanario decide crear un blog grupal, que actualmente cuenta con cien “corresponsales” en todo el mundo que cuidan de su organización. Un blog que hoy en día cuenta con miles de visitas diarias, y que ha potenciado la aparición de comunidades de dibujantes urbanos en ciudades y países de todo el mundo. Es por ello que desde el año 2012 el blog llega a Facebook; los casi 80.000 miembros de este grupo comparten de manera casi frenética cientos de dibujos diarios. Una manera diferente de pasear por el mundo, y sobre todo, de conocer otras miradas artísticas y creativas sobre la realidad que nos rodea.

EL MANIFIESTO

Dibujantes urbanos - Manifiesto

Los dibujantes urbanos están organizados mundialmente con arreglo a las siguientes breves pero inflexibles normas:

• Dibujamos in situ, a cubierto o al aire libre, capturando directamente lo que observamos.
• Nuestros dibujos cuentan la historia de nuestro entorno, de los lugares donde vivimos y a donde viajamos.
• Al dibujar documentamos un lugar y un momento determinado.
• Somos fieles a las escenas que presenciamos.
• Celebramos la diversidad de estilos de dibujo y utilizamos cualquier tipo de herramientas y soporte.
• Nos ayudamos mutuamente y dibujamos en grupo.
• Compartimos nuestros dibujos en Internet.
• Mostramos el mundo, dibujo a dibujo

UN KIT BÁSICO

Dibujantes urbanos - kit básico

Mecida por el traqueteo del metro ligero, me dediqué a fotografiar los trabajos de los dibujantes, que en cuestión de minutos componían una pequeña obra de arte. Quise saber sobre sus historias, sus técnicas, el por qué de su interés por este movimiento artístico que ha comenzado a extenderse rápidamente por todo el mundo en los últimos años. Todos decían lo mismo: el dibujo urbano engancha, es un vicio, ya ninguno puede salir a la calle o viajar sin su kit básico de trabajo. Son personas que no juegan con el móvil cuando cogen el metro o esperan a su cita que llega con retraso: han decidido que es más interesante mirar el mundo y llevárselo a casa en su cuaderno.

¿De qué se compone un kit básico de dibujo?
Pese a que todos tenían diferentes técnicas y preferencias, por ejemplo a la hora del color, todos coincidían en los siguientes elementos:

– Cuaderno de pequeño formato, o, simplemente, papel.

– Lápiz.

– Rotuladores para delinear los trazos.

– Goma de borrar, para eliminar el lápiz una vez delineado el dibujo.

– Un pincel recargable: estos pinceles cuentan con un pequeño depósito de agua en la parte trasera que libera a los dibujantes del engorro de llevar agua aparte para humedecer los pigmentos y hacer mezclas para crear nuevos colores.

– Una caja de acuarelas de pequeño formato, o lápices acuarelables. A pesar de que muchos empleaban otros medios para dar color, desde los rotuladores hasta las ceras de tipo escolar, la acuarela es el medio más popular entre los dibujantes urbanos para llenar de vida sus dibujos. Seca rápido, es fácil de mezclar para obtener nuevos colores y proporciona la oportunidad de realizar delicadas transparencias.

EL ARTE EN COMÚN

Dibujantes urbanos - arte en común

Una de las características más interesantes de la comunidad de dibujantes urbanos es precisamente esa: es una comunidad. Ya hemos visto que uno de los puntos de su manifiesto es el de dibujar en grupo, y de este modo, el artista se aleja del convencionalismo del creador encerrado en su estudio, aislado, trabajando solo. El dibujo urbano es un arte que se enriquece a través de lo colectivo; todos aprenden de todos, todos aprecian el trabajo de todos.

Esta tendencia a lo colectivo está también propiciada por el desarrollo de las redes sociales, que sirven para poner en contacto a gentes diversas pero con intereses en común. Otro ejemplo de comunidad creativa es la surgida a través de la red social de fotografía Instagram, que también organiza encuentros periódicos de carácter local, en donde las personas se reúnen para sacar fotografías con sus teléfonos móviles y compartirlas en Internet. Son comunidades accesibles, con pocas normas y muchas posibilidades, en las que cualquiera puede convertirse en creador de algo único y genuino. Y a través de ellas, el arte no deja de transformarse y de crecer.

PEQUEÑAS HISTORIAS: PAULA Y ADELA

Una de las estampas más curiosas y encantadoras de la mañana la proporcionó la imagen de la dibujante Paula Cabildo con su hija Adela. La niña acompaña a su madre en muchos de los encuentros y actividades en los que participa. “Para que se quede en casa, prefiero que venga conmigo y vea gente y mundo”, contaba Paula, que es miembro de varios grupos de dibujantes de Facebook. Con la ayuda y el apoyo de sus compañeros, y con Adela en la mochila, Paula disfrutó de la actividad como una más. Y es que cuando existe una pasión, no hay impedimentos que no se puedan sortear. Paula es el símbolo del ferviente interés que suscita esta nueva forma de arte urbano entre aquellos que la practican.

Adela es una niña tranquila y confiada, que no duda en irse a los brazos de cualquier dibujante. Seguro que en unos años dibujará junto a su madre en las calles de Madrid, compartiendo miradas sobre un mismo paisaje.

PEQUEÑAS HISTORIAS: FELIPE E ISABEL

Felipe Guadalix es un dibujante extraordinario; ese día regaló a todos los presentes un brillante ejercicio de perspectiva angular en rotulador sanguina del edificio de Kinépolis, en donde se hizo una parada de más de una hora para que los dibujantes cambiaran de escenario y de visión. Su mujer, Isabel Herraiz, me contaba que su pasión era la fotografía, y que empezó a acompañar a Felipe a sus salidas con otros dibujantes. Le gustaba fotografiar sus manos, y bajo la denominación de “Manos dibujantes” empezó a coleccionar imágenes. Y un día, se animó a coger lápiz y cuaderno, y desde entonces no ha podido dejarlo. Ambos practican estilos de dibujo muy diferentes. A pesar de estar sentados uno junto al otro, sus bocetos no podían ser más distintos; pero dibujan juntos, comentan, opinan y se enriquecen el uno al otro: el dibujo urbano se ha convertido para ellos en una actividad artística que compartir.

PEQUEÑAS HISTORIAS: JOAQUÍN GONZÁLEZ DORAO

El ejemplo claro de que los encuentros de dibujantes urbanos atraen tanto a profesionales como a aficionados fue la presencia en esta actividad de un ilustrador consagrado como Joaquín González Dorao. Amante confeso de la acuarela, Joaquín combina su labor como ilustrador comercial (libros, marcas comerciales, trabajos por encargo, mapas, etc) con dibujos más personales, como por ejemplo, sus maravillosos cuadernos de viaje, verdaderas obras de arte que nos retrotraen a aquellos fascinantes dibujos-crónica de los viajeros de los S.XVIII y XIX. Y es que así son los dibujos de Joaquín: paisajes complejos que se mezclan para contarnos un relato único, el que crean sus ojos. Además, Joaquín comparte su sabiduría impartiendo talleres sobre dibujo urbano y cuadernismo, y su obra ha sido expuesta en distintos países. De este modo, el dibujo urbano nos muestra de nuevo su rostro más social y humano; quizás esta sea de las únicas disciplinas artísticas en las que profesionales y amateurs conviven de manera armónica, aprendiendo siempre los unos de los otros. Es una escuela en la que la materia a impartir nace de las propias personas, unidas por el interés común del dibujo.

A Joaquín se le puede conocer mejor en su página de Facebook: Joaquín González Dorao

PEQUEÑAS HISTORIAS: JOSÉ SANMARTÍN

José Sanmartín, dibujante organizador de la actividad, se define como un apasionado del dibujo desde siempre. Ingeniero de profesión, empezó a interesarse en el dibujo urbano hace cinco años, durante la ejecución de uno de sus proyectos de ingeniería. “Me di cuenta de que me resultaba más útil a la hora de diseñar mis proyectos hacer apuntes y bocetos que sacar fotografías. Y de paso, me llevaba a casa un trocito de la ciudad”. Y desde ese momento, su trabajo, cada vez más profesionalizado, no ha parado de crecer; ha realizado dibujos para campañas publicitarias (por ejemplo, para el Concurso de Dibujo del MLO), trabaja por encargo en distintos formatos, y ha expuesto su obra en varias ciudades. Su página web www.dibujanteurbano.es es un delicioso muestrario de su talento, y donde da consejos sobre cómo iniciarse en esta disciplina artística. Aunque para él la clave es simple: disfrutar dibujando.

SESIÓN DE DIBUJO

Los dibujantes que formaron parte de la sesión de dibujo auspiciada por el Consorcio de Transportes Urbanos de Madrid, fueron los siguientes:

Paula Cabildo
Encarnación Partal
Isabel Herrerín
Joaquín González Dorao
Isabel Rivas
Juan Mosquera
María Carmen Pérez
Gloria Torres
Eduardo Fdez-Martos Machado
Felipe Guadalix
Alfredo Coullaut
José Sanmartín

Textos y fotografías de:

Estefanía Perdomo Nogales.
Soprano. Historiadora.
http://estefaniaperdomo.com

Pin It on Pinterest

Share This
Eduardo Fdez-Martos Machado

Hola.

Soy Eduardo Fdez-Martos Machado, director de La Torre de Montaigne.

Si te suscribes a nuestra circular, el trabajo de los creadores te llegará silenciosamente. Saludos.

Te has suscrito correctamente. ¡Enhorabuena!