Tito Muñoz

TITO MUÑOZ
Autobiografía literaria

Barcelona 1956

Teatro, Rock&Roll, flamenco, guiones para cortometrajes y El Tricicle, letras para Joan Manuel Serrat y Víctor Manuel, recetas de cocina, un libreto de ópera y algunas cartas de amor.

Además de escribir poesía, Tito Muñoz siempre ha andado agarrando de la cintura a las letras.
En sus libros no hay abandonos. No hay desesperos. No hay estampas bucólicas ni puestas de sol. Hay, eso sí, una mirada que hace guiños a lo cotidiano. Hay una pasión desmedida y fetichista por los objetos y las cosas sencillas.

En sus poemarios hay pocas citas en latín y muchas citas en bares y tugurios, Y hay, también, mucho amor. Del que se lleva en la bolsa de la compra y hace juego con la ropa de diario. Amor del bueno.

BIBLIOGRAFÍA

Sirenas en conserva (Cuadernos del bronce).
Metralla (Visor).
Treinta de febrero – prólogo de Joan Manuel Serrat-(Visor).
29 Dry Martinis – colaboración (Edhasa).
5/7/5 Haikus (edición limitada para bibliófilos, conteniendo litografías elaboradas a mano).
Una hawaiana con un ukelele, prologado por Luís Alberto de Cuenca (Editorial Cáliz Verde).
Sobras escogidas (Editorial Vitruvio).
Reglamento del caos, próximo lanzamiento.

Colaboraciones en revistas de poesía como Litoral y multitud de
lecturas por todo el país.

Con Joan Manuel Serrat escribió “Ese tal Tarrés”, del disco Tarrés/Serrat Canciones, y “De cuando estuve loco”, del disco Versos en la boca.
Para Víctor Manuel, “El perro del garaje”.
Con Javier Ruibal, “Los Mares del Surf” y otras en preparación.

POEMAS

Tito Muñoz

SECUESTRO

Para mi hermano Javier Ruibal

¿De quién son estas manos de viejo
que conducen mi coche?
Se atreven, además, a subir el volumen
cuando suena ese viejo tema de Los Clash
y veo sus anillos golpear el volante
intentando seguir el compás de la música.
¿Qué habéis hecho con el muchacho
de la sonrisa triste?
¿Acaso está maniatado en el maletero,
silenciada su voz con cinta americana?
Devolved de inmediato esos anillos,
las esposas de plata de Keith Richards;
sabéis que son de otro.
Responded al teléfono, alguien está llamando.
Es posible que sea algún amigo muerto.

MALDITOS

Para Luis García Montero, que me enseña poesía

¡Ay, qué sola te sientes
cuando yo estoy tan solo!
Y a mí, cuánto me duelen tus lumbalgias,
la ansiedad que padeces y esos llantos
cada vez más frecuentes y más secos.

Malditas la empatía,
la sensibilidad, la dermis,
malditos los malditos sentimientos.

Siempre que yo me quejo te lamentas,
cuando tropiezo caes en lo más hondo.
Desprecio el aire que tú no respiras,
si te desvives, casi siempre muero.

¡Ay del infierno sin tu cielo de raso!

YA NO TE QUIERO TANTO

Para Joan Manuel Serrat, por sus cositas peñas

Ya no te quiero tanto
ni recuerdo a qué olías,
el vaho sigue empañando
tus datos personales.

Apenas te distinguen
mis torpes dioptrías
en la bruma de antes
casi Londres, tan Holmes,
el perro de los Baskerville
errando dentelladas.

Tu olvido me recuerda
A Olvido Gara Alaska,
la movida, ya sabes,
el Rockola, el Elígeme,
el Balmoral, los bares,
el Madrí que mataba,
los bandos del alcalde.

Cuánto amor de garrafa
bebí para olvidarte.

Pin It on Pinterest

Share This